sábado, 12 de septiembre de 2009

Carta

Hace cinco años, un quince de junio de 2004 empezaba con un pequeño grupo de gente una serie de…¿ como llamarlos ? ¿ talleres ? Bueno, sí ese era un buen nombre: una mentira, una excusa. En el fondo ustedes y yo buscábamos lo mismo: una razón para encontrarnos. Y fueron cinco años geniales, maravillosos. Siempre me agradecían al terminar cada encuentro, pero lo que no sabían en realidad es que yo estaba más agradecido a ustedes porque para mí era alegría pura sus presencias, sus experiencias y sus silencios. ¡ Y como esperaba esos viernes !

Pasaron muchas cosas en cinco años. Las necesarias. Cuantas personas, cuantas historias. Y llegó un 31 de julio de 2009. Llegó el final de un proceso. Y estuvo bien. Fue un buen momento. Era momento de irse. Ahora otros destinos requieren mis modestos esfuerzos. Espero, en algún momento poder volver a verlos, sería un verdadero placer. Tuvo que pasar este tiempo para procesar, agradecer y poder escribir estas líneas.

El futuro inmediato estará en los videos. La tecnología nos une y nos separa. Como tantas cosas en la vida…

¡ Hasta pronto !